Google+ Followers

Thursday, August 29, 2013

Exigencias románticas

Era de noche. Estabas acostado a mi lado, así, sin hacer nada. Tus ojos se cerraban, estabas cansado.
Yo te miré y esas ganas incomprensible de tenerte y hacerte mío se hicieron presentes.
Intenté ponerte en sintonía pero no respondiste.
Me sentí derrotada. Sentí que estaba jugando sola cuando en realidad es un juego de dos.
Dices que etás cansado, que es tarde, que mañana tienes que trabajar.... que si tengo ganas, que lo haga y ya. Pero eso no me basta, es más, me aplasta más.

-"Si quieres tener relaciones conmigo pues incítame. Empieza tú las cosas. Ten sexo conmigo.
¿Por qué te pones así? No siempre tiene que haber un antes, házlo simplemente. Aquí estoy en la cama. Si tú quieres tener sexo conmigo, entonces empieza tú.
¿Por qué lloras? No te entiendo.
...

No tiene que ser dulce. Yo puedo estar aquí en la cama y dejar que tú tengas sexo conmigo.

¿Por qué no puede uno tener sólo sexo y ya?"
...

En ese momento se detuvo el tiempo y pensé: claro que puede tener uno sexo tan sólo así, por tenerlo, por estar "caliente". Pero tú a mí me provocas más que eso. Tú me inspiras a tener sexo, porque te amo. Quiero que tú me ames. Quiero que tú también me necesites, que me desees, que quieras tener sexo conmigo no sólo porque es sexo, sino porque es conmigo. Quiero saber que no tienes ni tendrás sexo con nadie más, porque el sexo así no tendría sentido, porque no sería conmigo. Porque no sería yo quien te inspirara a tener sexo.

Entonces te respondo: "Sí, sí puedo ser quien empiece las cosas... pero no las puedo terminar sola. Entiendo que estás cansando...
¿Sabes? Tan sólo necesitaba un poco más de ti. Un pequeño gesto, una caricia, un beso. Algo más que tu cuerpo inmóvil en la cama."

-"Pues discúlpame, es que yo no tengo esas exigencias románticas."

No comments:

Post a Comment