Google+ Followers

Tuesday, January 14, 2014

París (o vamos a hacer otro intento)

Vamos a hacer otro intento de escribir, de narrar, de contar. 

París... la ciudad de las luces, la ciudad del amor, de los cafés, baguettes y croissants; de la torre Eiffel, del Moulin Rouge, del Sacré-Cœur, Notre Dame y Arco del Triunfo; de Napoleón, de la Bastilla, de la Revolución, de la Ilustración; de la moda, de la haute couture, de Coco Chanel, de Cartier, del Pernot; de la cultura, del Louvre, de la vida bohemia y artística, de las noches a lo largo del Siena; de Montmartre, de Montparnasse, de los Champs-Élysées, de la boulangerie, la pâtisserie, el bistro; del vino, de los escargots, de la Marsellesa, de la "liberté, fraternité eu la mort". 

París... probablemente una de las urbes más conocidas y populares a nivel mundial. Pareciera que París es como el arquetipo de ciudad o al menos de destinación turística. París ha sido el escenario de diversas películas, inspiración para otras tantas. París ha sido el lugar para los amantes, para los artistas, para los refugiados. París parecer ser una ciudad para todos, con los brazos abiertos a aquellos que tengan la valentía de adentrarse en sus entrañas.

Yo soy de la ciudad de México, una de las ciudades más grandes del mundo y sin embargo, París me perturbó un poco. Sólo estuve cuatro días, quizá por eso. He escuchado de personas que al llegar a Berlín se sienten algo desquiciados y después adoran a la ciudad. Tal vez así me pasaría con París. Siento que en la mente de muchas personas París se quedó como detenida en el tiempo; la ciudad se idealiza o quizá en verdad hay un encanto que la publicidad de boca a boca se ha encargado de fortalecer. Desde tiempos remotos París ha sido un centro importante, político y cultural. París era (sí, yo siento que era) el punto obligado para cualquier intelectual. Saber francés era signo de educación y no había de otra más que aprender en Francia, perdón, en París. 

Se habla de París, no se habla de Francia. Creo que poco sabe el mundo de Francia. Pero París... oh lalá. La verdad es que en mis cuatro días no entendí por qué tanta maravilla. Aclaro que no estoy diciendo que no me gustó la ciudad, pero no me sentí fascinada. (Tal vez el sentimiento esté aún por llegar)

Llevo cuatro años viviendo en Alemania, incluso un año viví en Stuttgart, desde donde ir a París es bastante cómodo y económico. Pero nunca fui. Me encantan las "chansons" y Serge Gainsbourg, Edith Piaf, Jacques Brel o Brigitte Bardot. Sí, también me derrite como suena el francés y qué decir de la hermosa sensación que ocasiono el filme "Amélie". Sin embargo París nunca había figurado en mis planes de viaje. Quizá porque casi desde cualquier lugar del mundo se puede volar a París, en Europa casi cada tren o bus tiene una ruta hacía París. En fin, la verdad es que nunca me puse a meditar por qué no había visitado París hasta que se presentó la oportunidad de visitarla. 

(c) Victoria Cruz
¿Por qué? Bien, porque quizá pronto deje Europa y mi pareja y yo decidimos hacer un "último" viaje, en partes por nuestros cumpleaños, en parte para celebrar el nuevo año. Andando algo cortos de dinero y no queriendo volar, meditamos en las ciudades cercanas a las cuales podríamos ir en tren. Normalmente yo pienso en Europa del Este, sabiendo que mi pareja no ha alcanzado ese punto de curiosidad como el mío, decidí mirar al otro lado: París y Roma. Madrid también se encontraba en la lista, pero era más lejos. Él ya había estado en Roma, aunque dijo que le gustaría volver a ir. Después de un corto silencio, los dos optamos por París. En parte fue que encontró un hotel relativamente económico muy cercano al Arco del Triunfo y porque podría probar mis mínimos en conocimientos de francés. Sí, desde hace casi seis meses tomo clases de francés. No supe bien por qué lo hice, tenía ganas de aprender otro idioma y pensé que sería fácil (no lo es tanto).

En fin, así fue como terminamos en París. Después de un viaje de casi 13 horas en tren (pudimos haber volado a México), llegamos a la "Gare de l'Est". Tardamos casi 10 minutos en poder compar boletos para el metro porque había una fila larga. Por fin subimos al metro, llegamos a nuestra parada y tuvimos una agradable bienvenida. Al cruzar la calle para llegar a nuestro hotel, se encontrabaha a la izquierda el Arco del Triunfo saludandonos. El sol brilla, no había frío y estábamos más que alegres de poder bañarnos y descansar un poco. 

Después de un desayuno, por supuesto con espresso y croissants, nos pusimos en marcha. Él y yo somos bastante relajados a la hora de viajar, no hacemos muchos planes y dejamos un poco que el destino nos indique qué hacer. Así lo hicimos con París, aunque los dos teníamos como una "check-list" de cosas que ver en París, no fue estresante. De alguna forma los dos nos sentimos abrumados desde el primer momento. Caminamos primero hacia el Arco del Triunfo. ¡Es enorme! Ofrece una vista constrastante de París, a un lado los Campos Elíseos y al otro lado La Defense con sus rascacielos modernos. Sin embargo también estaba repleto de gente. Al parecer no hay lugar en París donde no se tenga que hacer una fila. 

Tumba en el cementerio Passy   
Posteriormente caminamos todos los Campos Elíseos, que fue bastante agradable porque todavía había un mercado navideño, así que pudimos ver diferentos tipos de comida y stands con objetos curiosos en venta. Hay de todo, desde baratijas hasta joyería cara. Caminamos mucho, vimos los edificiones de la Place de la Concorde, el obelisco de Luxor, los museos del Petit y Grand Palais. Al término de ese día teníamos una reservación en un restaurante vietnamita, pues nos regalaron dicha invitación. Esa salida también fue interesante, estuvimos en el barrio asiático, que siempre me ha parecido interesante en cualquier ciudad. Alegres y llenos fuimos a descansar. 

Los días siguientes curiosamente no recuerdo bien nuestro itinerario, pero caminamos mucho y también tomamos varias veces el metro. Estuvimos en el norte, sur, este y oeste de París. Cruzamos la ciudad, viajamos en metro subterráneo y por arriba, vimos hermosos edificios art decó, la tumba de Napoleón, los cementerios de Passy y Montparnasse, la Sorbona, el Quartier Latin, Notre Dame, tomamos un café en Montmartre y vimos por fuera el Moulin Rouge, visitamos una colección de objetos eróticos, vimos muchos lugares de show burlesque y table dances, comimos caro y no siempre rico (pero el vino siempre fue bueno), escuchamos mucha música en el metro, olimos muchos orines (el metro apesta), intenté hablar francés (y me entendieron; aunque también muchos jóvenes ya hablan inglés), en fin. Creo que hicimos o vimos lo que hay que ver en París y claro, visitamos el Museo del Louvre. 

Les Invalides
Nos gustó, sin duda regresaríamos porque caminar por sus calles sí tiene un encanto, pero por alguna razón no quedamos fascinados. Será que teníamos muchas imágenes en nuestra cabeza de cómo debería ser París, será que al final París sólo es una ciudad. No lo sabemos, creo que ese encanto llega con el tiempo. Después de unos días y de procesar lo que hicimos nos dimos cuenta que en verdad lo disfrutamos. Quizá sólo estábamos muy cansados de tanto caminar. Aunque por otro lado, también es mucha información que procesar. Al menos para mí lo fue. Al final lo mejor fue poder caminar por las calles sin ninguna prisa, sin ningún itinerario fijo, sin ningún "debemos hacer o ver esto", sin ningún "así se debe conocer París". Quisimos disfrutar París a nuestros modo, quizá vimos algunas cosas muy rápido, quizá algunas nos faltaron, pero es que París requiere tiempo y bueno, París siempre estará allí. 

Si tienen la oportunidad de ir, háganlo solos, sin tour, sin presión. Además de que la ciudad es impresionantemente cara, vale la pena gozar el día, los dos o los tres o el tiempo que estén allí. "We will always have Paris" 

 


(c) Victoria Cruz


Otra vez la burra al trigo

No sé por qué, aún no doy con la respuesta; pero he perdido las ganas de escribir.
A veces regresan, como ahora, aunque sea por unas horas.
Sin embargo, cuado me siento frente al monitor, el sonido de las teclas tarda en escucharse.

...

Mi vida me agobia en estos momentos, es mucha la incertidumbre y no he podido vencer ese miedo a los cambios. Es malo cuando uno se plantea muchas expectativas porque duele mucho no verlas cumplidas.

Aún así, en este caos y remolino, lo que antes pudo haber sido invaluable motivación para despotricar, escribir poesía o simplemente dejar la letra fluir; hoy es cansancio, tedio y nulas ganas de verlo plasmado en algún lado. Siento que mi vida es aburrida y lo que no me parece aburrido, me da pereza plasmarlo. Quizá más por no quererme confrontr con el miedo de ya no saber cómo plasmarlo.

Eso, me da más pavor que la incertidumbre que ahora vivo. ¿Qué pasó? ¿Dónde me perdí?


Saturday, October 19, 2013

"Euforia alcohólica"

Esta frase la leí en el siguiente blog: http://www.anamariavallejo.com/2013/02/insatisfaccion.html

Esa entrada en particular hoy me llegó directo al alma.

Después me enojé.

¿Por qué? Porque tuve una euforia alcohólica por sentirme perdida cual ese pájaro desorientado.
Tomé de más, mezclé (parece que no aprendo que eso NO se hace) y terminé llorando. Además de gastar dinero inútilmente.

La verdad ya no me entusiasma mucho hacer fiesta o salir de farra sin un plan alguno y ver a dónde nos lleva la noche. Pero de vez en cuando pasa y normalmente lo disfruto mucho. Si no fuera porque las últimas -quizá tres- ocasiones me siento muy molesta al día siguiente. La razón primera: no me acuerdo de lo hice o dije. Me da mucha vergüenza y sobre todo coraje conmigo misma.

Yo me jactaba de acordarme de todo, además de ser muy produnte aún habiendo tomado bastante alcohol. Pero ahora, parece que -como decía Frida Kahlo- mis penas aprendieron a nadar. Quizá no hay nada de malo en ello, una que otra euforia alcóholica es a lo mejor saludable para el alma en algún sentido. Pero ya no para mí. No justifico bajo ninguna circunstancia terminar llorando contándole mis penas al amigo de mi novio. Sobre todo porque al parecer fue una conversación incómoda para él, pues yo me quejaba de nuestra situación. Hoy amanecí sana y salva en mi casa. Recodé el taxi y me volvió a dar coraje, pero no pude recordar nada más.

Le hablé al amigo apenada, diciéndole que me sentía apenada y le pregunté qué le había contado. Me dijo que muchas cosas. Me dio aún más vergüenza. Le dije que si estaba molesto conmigo, comentó que no, que entiende la situación. Aún así la llamada no me dejó tranquila.

Después revisé mis llamadas o mensajes, tan sólo para cerciorarme de que en mi etapa de "mala copa" no hubiera escrito tonterías a medio mundo o molestado a personas en la madrugada. Afortunadamente no. Tan sólo intenté llamar a mi novio, pero claro, él dormía. Me apresuré a llamarlo hoy por la mañana y volví a sentir ese vacío. Además de los síntomas de la resaca, aún me duele la cabeza un poco y mis manos tiemblas ligeramente. Mal, muy mal.

Regresando al vacío. Lo siento porque experimento por el momento una situación que obviamente nunca creí enfrentar. No encuentro trabajo en Alemania. Lo que significa que quizá deba regresar a mi país porque mi visa se acaba y no hay manera de renovarla si no encuentro trabajo. Al principio me entía muy valiente - y quizá muy ingenua - y le comenté a mi novio que bueno, lo tendríamos que intentar a distancia. Ahora, me invade un pánico terrible, porque no lo quiero dejar.

La pregunta es entonces si estoy dispuesta a sacrificar "mis sueños profesionales" (además de que siento que Alemania me aburrió), encontrar un trabajo "cualquiera" aquí, tan sólo por estar con el hombre que siento que amo.

Por el otro lado me molesta sentir que yo "doy todo" y que él nunca será capaz de "eso". Que él no quiere dejar su país, su familia, sus amigos por irse conmigo. Aclaro que nunca he dicho para toda la vida, es más, le ofrecí que después de un tiempo nos regresamos y nos instalamos "forever and ever" en Alemania. Pero al parecer no. Entonces le dije que tendría que poder todo de su parte para que la relación a distancia funcionara. Que yo volveré. Pero tenía sus dudas porque "no se considera un tipo así". Entonces protesté y le dije que por mí, debería ser ese tipo.

Por eso el vacío, porque a veces siento que no me ama como yo a él y entonces me pregunto por qué sigo con él. Pero esos pensamientos me asaltan cuando tengo una euforia alcóholica y se van desvaneciendo conforme la resaca se pasa y estoy de nuevo lista para emprender la vida otra vez. Luego es lunes y todo se me olvida. O quizá lo escondo. Luego lo veo a él y creo que sí lo olvido.


Entonces recuerdo: ya no más euforias alcóholicas. A ver cuánto me dura el gusto, porque quiero enfrentar mi realidad estando sobria y sin baches. Pase lo que pase. Además de que se mueren mis pobres neuronas e incluso conforme pasa el tiempo cada euforia alcohólica la siento como una pequeña muerte y estar resucitando no resulta tan agradable.

Friday, August 30, 2013

La noche en el suelo

Después de una larga discusión donde ninguno de los dos podía dejar su orgullo atrás, cayó la noche.
Ella no podía dormir, el enojo se había atascado en su pecho. No comprendí por qué él no era capaz de ver que había hecho mal. Le había gritada y sobre todo, la había hecho sentir inútil, con falta de capacidad e iniciativa. Ella sabía que no era cierto, pero el que viniera de sus labios la había herido mucho.
Sin embargo, al final lo único que quería era que él la tomara entre sus brazos, la persiguiera un poco por la casa, la besara, le dijera lo siento y después que disfrutaran su tiempo en la cama.

Pero no. Él no lo veía así. Ella había hecho mal. Ella era incapaz de hacer algo por él. Ella no iba tres pasos más adelante. Ese no había pan. Él se enojó porque no había pan y porque ella no había sido capaz de reaccionar rapidamente, comprar pan y tener listo el desayuno para que él no perdiera el tiempo. Ese día le había gritado y le había dicho las tres mejores maneras en que pudo haber actuado, en vez de quedarse llorando porque le había gritado y no comprar pan. Nunca piensa en mí, creía él. Todo lo doy yo. Ella no hace nada por tener feliz.

Ella pensaba, él es un agresivo. Por qué no se disculpa.

Él reflexionaba, yo no hice nada mal. Tengo todo derecho de quejarme y de reclamarle. A lo mejor el tono no fue el correcto. Pero no tengo por qué disculparme.

Él tuvo un día normal, incluso quizá bueno.

Ella no pudo. La ira se la comió. Quizá el orgullo también. Pero es que, ¿acaso era tan difícil que él se diera cuenta que éste era el momento para abrazarla y no soltarla?

Cuando él regresó a la casa, ella estaba más tranquila, pero le comentó que en realidad la había lastimado con sus formas de comportarse. Él se enojó porque ella no había podido dejar el tema atrás y sobre todo, porque él no iba a disculparse.

La rabia la invadió de nuevo. La tarde la pasaron como dos extraños. Ella pensó que quizá al momento de ir a la cama él la abrazaría y entonces todo volvería a estar bien.

Cuando llegó la hora de dormir, ella tenía insomnio. Se había quedado atascada. Él no reaccionaba, no pensaba ofrecer disculpas. Ella intento hablar con él. Sólo terminó gritando, se dio la media vuelta y se durmió.

Ella sentía que el coraje se le salía por las venas. Tomó sus cosas y durmió en el suelo. Quizá ingenuamente creía que él se levantaría y por fn entendería que sólo necesitaba amor.

La noche pasó en silencio. Al día siguiente el la vio en el suelo y se enojó. 

Oración



Por favor ayúdame a encontrar la serenidad que tanto busco.
La paz interna que me hace falta.
Guíame para despojarme de mis enojos.
Para olvidar lo que en el pecho se atasca.
Dame la fuerza para terminar lo que no quiero.
Para no pensar que no habrá nada más bueno.
Quítame la angustia que me come.
La ira que por dentro me quema.
Aleja de mí el orgullo.
Déjame amar sin barreras.


Thursday, August 29, 2013

Exigencias románticas

Era de noche. Estabas acostado a mi lado, así, sin hacer nada. Tus ojos se cerraban, estabas cansado.
Yo te miré y esas ganas incomprensible de tenerte y hacerte mío se hicieron presentes.
Intenté ponerte en sintonía pero no respondiste.
Me sentí derrotada. Sentí que estaba jugando sola cuando en realidad es un juego de dos.
Dices que etás cansado, que es tarde, que mañana tienes que trabajar.... que si tengo ganas, que lo haga y ya. Pero eso no me basta, es más, me aplasta más.

-"Si quieres tener relaciones conmigo pues incítame. Empieza tú las cosas. Ten sexo conmigo.
¿Por qué te pones así? No siempre tiene que haber un antes, házlo simplemente. Aquí estoy en la cama. Si tú quieres tener sexo conmigo, entonces empieza tú.
¿Por qué lloras? No te entiendo.
...

No tiene que ser dulce. Yo puedo estar aquí en la cama y dejar que tú tengas sexo conmigo.

¿Por qué no puede uno tener sólo sexo y ya?"
...

En ese momento se detuvo el tiempo y pensé: claro que puede tener uno sexo tan sólo así, por tenerlo, por estar "caliente". Pero tú a mí me provocas más que eso. Tú me inspiras a tener sexo, porque te amo. Quiero que tú me ames. Quiero que tú también me necesites, que me desees, que quieras tener sexo conmigo no sólo porque es sexo, sino porque es conmigo. Quiero saber que no tienes ni tendrás sexo con nadie más, porque el sexo así no tendría sentido, porque no sería conmigo. Porque no sería yo quien te inspirara a tener sexo.

Entonces te respondo: "Sí, sí puedo ser quien empiece las cosas... pero no las puedo terminar sola. Entiendo que estás cansando...
¿Sabes? Tan sólo necesitaba un poco más de ti. Un pequeño gesto, una caricia, un beso. Algo más que tu cuerpo inmóvil en la cama."

-"Pues discúlpame, es que yo no tengo esas exigencias románticas."

Thursday, August 22, 2013

¿Qué es hipster?

La pregunta del título va en serio. ¿En qué momento me perdí?
Ah, sí. Es que crecí.

Pues sí, crecí. Con eso no quiero decir que ahora sea "más madura" o me haya convertido en un "adulto", pero crecí y hay ciertas cosas que ya se escapan de mi visión no periférica.

¿Cuándo se empezó a hablar de hipster? Cuando entré a la universidad en el 2004 no recuerdo jamás haber escuchado la palabra. Es más, dejé México en el 2009 y creo que apenas vagamente escuchaba algo. No, no vivo en un hoyo, pero las cualidades que hoy en día le adjudican a los hipsters sin duda alguna ya eran presentes, sólo que el término y la cultura como tal con las que se le relaciona no lo era.

Es más, si lo recuerdo bien, la gente que comenzaba a usar lentes de pasta, pantalones de tubo, morral o bolsa de manta, en fin; era gente que hasta se podía considerar "raro" o "poser" (¿O "emo"?). Precisamente por querer poseer esa "facha" de pseudo-intelectual. El fenómeno de que alguien le diera nueva vida en su reproductor mp3 (cosa también novedosa "en mis tiempos") a Joy Division y creyera que alguien que escucha (llene el espacio...¿qué había de pop en ese momento?) es un tonto siempre ha existido. Siempre han habido "grupos culturales" o las llamadas "tribus urbanas".

 A mí lo que me impresiona es ver que en efecto, ya estamos hablando de otra generación. Yo tuve mi primer mp3 por ahí del 2008 y eso fue porque me lo regalaron. -Bueno, también siempre he sido media atrasada con lo tecnología, pero esa es otra historia.- Al salir de la preparatoria yo aún era feliz de contar con un reproductor portátil de CD y muchos viajes ya estando la universidad aún los hice con el mismo. Es decir, ¡CD!. Yo crecí con casettes porque los CD era aún muy caros. Mis recuerdos me indican que para mis años universitarios los CD eran mucho más accesibles y además podía comprar "películas de arte" hasta por 50 pesos mexicanos. Siempre llevé (aún lo hago) un libro en mi bolsa y lentes siempre he usado. Cuando regresaron los modelos de pasta fue lo ideal porque soy "destroyer" y ya he olvidado el número de armazones que rompí. Los lentes de pasta se adaptan a mis necesidades y aún así, apenas me atreví a usar unos verdaderamente gruesos por ahí de finales del 2009 y porque de plano ya necesitaba nuevos lentes.

De hecho los lentes me remiten a que yo creí en la época del "nerd", del "cerebrito" y que precisamente se asociaban con ese tipo de lentes. Los lentes en general era un fenómeno extraño. Ahora entre mayor espacio de tu cara ocupen parece ser lo "in". Yo podrían volver a usar las gafas enormes que alguna vez usaron mis padres y de las que alguna vez me reí y sería "cool". Claro que según entiendo los "hispters" odian precisamente lo "cool" o "mainstream". Aunque para mí es also asi como la misma gata pero revolcada.

Arriba puse "emo". Cierto, en mis años de universidad lo "emo" era la novedad. Dejé México en el 2009 y de repente en el extranjero esa onda "hipster" no se me hacía tan marcada. Al menos no en lenguaje cotidiano. Será porque es Europa, pues al parecer en Estados Unidos hay infinidad de términos para infinidad de "tribus". Es interesante ver como los "nuevos" jóvenes alemanes están más en contacto con todas esas diferencias. En cambio para mí y mi círculo de amigos el decir "you are so mainstream" es algo más en tono de burlón. Para mí no había algo tal como orgánicos, bio, mainstream, vintage y demás. Aunque Alemania es fan de lo "bio" (pero esta también otra historia) y también hay mucha gente que usa zapatos "retro", compra en tiendas de segunda mano y usa sus lentesotes de pasta, el término "hipster" tal como se lee viene del inglés. Además de acá en realidad nadie se mete con la moda del otro a menos que se cometa uno de los peores crimen del europeo alemán que es usar calcetines con sandalias. (Risas) Fuera de eso da igual si usas tus camisas de franela o traes de bolsa Gucci. [Acá quizá lo que sigue "llamando la atención" es lo punk y "metalero", pero seguro en México igual pues es una moda más "agresiva" a la vista]

Quizá entonces además de que crecí, es que "mis mejores años" (la dramática) los pasé en un país en donde no hay tales denominaciones tan a la vista. Al menos no en el círculo en el que me desarrollé. Pero la cuestión es que ya no tengo 18 años y sí, ya crecí y no sé que es un hipster a ciencia cierta. Me río cuando leo algunas definiciones o características y me digo: "demonios, ¡soy una hispter y no me di cuenta cuándo pasó!" (Más risas)

Uno pensaría que ese estilo es más económico, precisamente por las ideas de "no mainstream", pero la cuestión es que ahora es TAN mainstream que es bastante caro tener ese estilo de vida. Como me diría alguien hace varios años: "me caga que la gente se arregle para verse desarreglada". Incluso por ahí hay una imagen de burla hacia los hipster donde se compara a un hipster con un vagabundo. No la encontré, en fin. No, a mí no me caga, la verdad es que me da igual y ya pasé hace mucho rato esa época en la que uno se preocupa por "encajar" incluyendo además el modo de vestir. Hoy por hoy si se trata de definir, pues tengo varios estilos.

¿Que cómo llegué a proponerme divagaciones tan profundas? Pues porque llega una etapa en la vida de todo ser humano donde se da cuenta que "cómo han pasado los años" y por este post: Libros que todo hipster debe leer.

Me dio mucha risa, sobre todo recapacitar en que en efecto parece que la literatura beat se relaciona con los hipster, pero como menciona la misma autora de la entrada: "Muchos -si no es que todos- mis amigos afirman que yo soy hipster. Y he leído a José Agustín y a Salinger.
No todos somos unos tontos." Me encantó la respuesta. No sé cuántos años tenga la que escribió el texto, pero me hizo sentir "adolescente" de nuevo. ¿Cuándo dejé de serlo? Porque sí, en la prepa y en la uni mi locura total era la banda "Interpol". Vestir con sacos y con tenis (pero nunca llegué a usar una corbata, gracias a Dios -risas-), "elegante pero casual", hablar de las bandas "indie" y de vez en cuando despotricar por aquellos que escuchaban "pop". (Sigo sin recordarme que sonaba en esos primera década del 2000). Pero recuerda que hubiera "must" de libros además de los clásicos qe todo bueno en todo el mundo sabe. Lo único era que leer Paulo Coelho "aún" estaba bien antes de que pasara a ser un tipo de Carlos Cuauhtémoc Sánchez y "la juventud en éxtasis".

Por otro lado ahora recuerdo -con un poco de nostalgia por todo lo pasado como es normal- que también escuchaba otras bandas que reaparecieron o salieron en ese resurgimiento como Las Ultrasónicas, Jumbo, La Gusana Ciega y otras como Liquits, Austin TV, Niña, Vainilla, o Los Gatos, Lost Acapulco, Yucatán Ago-go o algunas como Elli Noise o División Minúscula. Oh sí y San Pascualito Rey, cómo lo escuchaba.  Sí, "mis gustos" siempre han sido variados y yo recuerdo en la prepa una onda de "soft punk", en la uni algo más "indie" y de repente me fui. Recuerdo a Tele Hit y como el Vive Latino iba más in crescendo (Siento que se ha posicionado mucho más, aunque es una perspectiva muy relativa). Iba a "toquines" e incluso toda esa moda del Starbucks estaba aún lejos. (Suspiros) No sabíamos bien a bien de lo órganico, nos preocupaban menos todas las cosas que consumimos que pueden cancerígenas, no hablabamos de "fair trade" y los transgénicos. Eso tan sólo hace poco menos de diez años. ¡Cuánto puede cambiar en una década!

Regresando a mi título. ¿Son los hipsters acaso ahora una mezcla extraña entre hippie, grunge, mod, intelligent dance music -y qué sé yo - pero más "cultivados" e "intelectuales"? ¿O cómo?

Ultimadamente, da igual. Seguro los que ahora se sienten "hipsters" en unos años verán con asombro o desdén el surgimiento de alguna otra modalidad. Mi pregunta creo que fue básicamente para re-cerciorarme de que el tiempo vuela. Sí, ya me llegó esa de etapa de remembranzas, de las preocupaciones por pagar la renta, tener un trabajo y claro ser feliz.

-------------

Como comentario extra: pena no poder seguir el ritmo de mi país y ciudad ¿Siguen existiendo algunas de las bandas que mencioné? ¿Qué suena ahorita "de moda?"

Para el recuerdo:
 

 




Por otro lado, ¿qué es un scenester? Ahora sí, usando la cultura emoticon O_o? Bueno, al o mejor sí vivo un poco en "un hoyo". Mi hoyo. :-D


Monday, August 13, 2012

Mexico City (I)

Zócalo México DF
(c) Victoria Cruz

Many people say there is a love-hate relationship with the city. It is extremely big and caothic, but also culturally rich and always alive.

There is ALWAYS somewhere to eat, at any time, specially taco stands are valued among the citizens. The different options of tacos as well as the diverse hot or not so hot sauces are just amazing.
I miss tacos A LOT, Germany is not the same without them. Although there are some places of "Mexican food" it is never the same.

Mexico is big, indeed, but also small. There are so many "Mexicos" and there are so many "Mexico citites". Unfortunately the economic and educational inequality is one of those reasons to love-hate the city (and the country) However, people are almost always welcoming and receive tourist and foreigners with a smile on the face.

Mexico City is color, but also grayscales. Markets, festivities, traditions, all full of vivid colors. But there is a lack of trees, some places do not have water or electricity and some others barely have something to eat.

Mexico is this and that, Mexico is a country full of history and culture. A country that still tries to manage post-colonialism values and ideas that sometimes are not so positive, but also because of this cultural clash, Mexico is a mix, but not an homogenous one.

Mexico is small towns, with horses, donkeys, nopales, color folkloric dresses and different typs of music. Mexico is also modernity, amazing architecture, and natural resources. Mexico is Mexico. Mexico is a culture.

I guess Mexico is a book, Mexico City is just one of its chapters, a really long one.

(c) Victoria Cruz


Thursday, May 24, 2012

Satisfacción

Hoy volví a hacer las paces conmigo misma. Aunque sea por unos segundos.
No tengo absolutamente nada grave de que quejarme y mis errores, son sólo míos.
Debo dejar de perder el tiempo en lamentarme por lo que no hice o por lo que dejé ir y estar feliz con lo que tengo. Aprovechar el tiempo al máximo para hacer todo lo que puedo y debo hacer, ya no lo que quiero, porque ese es el gran problema, quiero hacer todo, pero no hago nada. El gran reto de vencer a la procrastinación y la indecisión.
Tengo que estar feliz con lo que hago e hice, porque lo hecho, hecho está. Lo que puedo solucionar, habrá que hacerlo; lo que no, pues no.
Hacer metas a corto plazo y cumplirlas.
No divagar tanto ni hacer metas a largo plazo, que pueden resultan enfermizas.

He leído por ahí que "la gente feliz no tiene historia" (digo por ahí porque se la adjudican a Simone de Beauvoir o al 'adagio popular', hay por ahí en internet incluso que es el final de un libro llamado "El Abisinio" o que la frase es en realidad "las personas felices no tienen historia"... pero como desafortunamente no he leido a la Sra. Beavoir ni conozco el otro libro, me remito al 'he leído por ahí'). Bueno, ¿que la gente feliz no tiene historia? quizás, o a lo mejor si la tienen, pero en ese estado de qué hago y a dónde voy y "ay pobrecita de mí", me aburrí y me dije: ¡pero qué flojera!, esto no te va a llevar a nada y tienes un trabajo monumental por delante, así que si vas a perder el tiempo, mínimo piérdelo en reforzarte positivamente.

Así que me dieron ganas de escribir en este blog porque claro que soy feliz y sí tengo una historia, pero esa no es la que quiero hoy quiero contar, sino lo que hoy recordé de la bien aventurada Sylvia Plath: “I can never read all the books I want; I can never be all the people I want and live all the lives I want. I can never train myself in all the skills I want. And why do I want? I want to live and feel all the shades, tones and variations of mental and physical experience possible in life. And I am horribly limited.”

Pero como ya me cansé de estar "horribly limited", mejor me pongo a hacer lo que tengo que hacer. Seguí charlando con Sylvia y me dijo: “Perhaps when we find ourselves wanting everything, it is because we are dangerously close to wanting nothing.” Así que, ¡vaya cosa!, porque es lo que nos pasa muchos y la verdad es que ya me cansé. Me pueden jalar las orejas si empiezo de nuevo a "intensear", ahora no es momento, no hay tiempo para ello en realidad, ni siquiera sentido y la misma Plath me volvió a dar la respuesta: “And by the way, everything in life is writable about if you have the outgoing guts to do it, and the imagination to improvise. The worst enemy to creativity is self-doubt.”Así que nada de que no hay historias ni nada que decir, porque siempre tengo algo que decir, sólo me falta precisamente quitarme esa duda hacia conmigo misma.

Porque siguiendo la conversación, S.P comenta: “I have the choice of being constantly active and happy or introspectively passive and sad. Or I can go mad by ricocheting in between.”  Así que puedo, debo y quiero seguir en mi "locura", porque soy yo, pero enfocar la misma a terminar lo que deseo hacer con locura y con pasión.

“I took a deep breath and listened to the old brag of my heart. I am, I am, I am.”- Sylvia Plath

Wednesday, October 5, 2011

De cuando se caen los héroes o quizá les pusimos estatuas muy altas

Llevo casi un mes meditanto esta idea y lidiando con diversos sentimientos personales y ajenos.
Supongo que mi experiencia familiar me tiene a veces aún muy sensible y añorandoun cambio. En cada nuevo personaje busco las cosas positivas y pienso, así me gustaría que fuera mi matrimonio o, esos son los errores que no quiero cometer o, esa es buena lección, etc.
Sin embargo, una vez más fue un trancazo contra la pared donde el dicho: "en todos lados se cuecen habas" quedó a la perfección. Me volví a preguntar qué demonios pasa con eso del amor? Dónde queda? Será que sólo he tenido el gusto de conocer historias de matrimonios falidos?

A veces pienso que por una lado tenemos que aprender a reconocer a nuestros padre como simples humanos que cometen errores, pero por el otro lado...
Todas estas cuestiones de infidelidades,otros hijos, otros familias, secretos, incomunicación, al final dejan las cosas en un estado muy relativo y eso me parece simplemente no tener decisión. Por el otro lado siempre vienen las cuestiones de y tú qué hubieras hecho o seguramente lo habrías hecho mejor, pero es que, si vivimos en una relatividad, adónde vamos a ir a parar?

Ejemplo:
Hombre conoce a mujer, hombre y mujer se casan y tienen un hijo. Hombre en secreto tiene otro hijo. Hombre después tiene otro hijo con su esposa y primera mujer con quien tuvo un hijo. El otro hijo queda como bastardo y nadie sabe nada. Hombre engaña seguido a su esposa. El matrimonio está por disolverse pero se dan una nueva oportunidad. Hombre sigue engañando a su esposa. Hombre muere. Todo se descubre. Esposa sospechaba algo desde hace unos años, hijos también. Madre queda sola. Y luego? Qué se hace como esposa? Se debe hacer algo como hijo?

Ejemplo 2:
Hombre conoce a mujer, hombre y mujer se casan y tienen un hijo, después de que el hombre se ha separado de su primera mujer. Hay ciertos problemas en el matrimonio, pero nada que no se pueda superar, se piensa. Mujer engaña a su esposo. Hijos muy enojados con la madre. Se disuelve el matriomonio. Salen a colación todos los sentimientos y eventos que orillaron a la infidelidad. Nueva pareja no funciona. Madre sola. Padre "solo". Y luego? Se justifica el acto?

La verdad es que estoy hecha un lío de pensamientos que se que al final no me corresponden pues ya lo pasado pasado y la vida sigue, pero ese tipo de cosas son las que me invaden con un manto de miedo donde me pregunto que tan fuerte soy yo, que tan decidada soy yo, que tan fuerte es mi pareja, que tan decidido es mi pareja.

Lo curioso de todo es muchas veces escucho la palabras, faltó comunicación y por el otro lado, es que contigo nunca se pudo hablar.
Pero al final uno quiere pensar, esos son los padres que me tocaron y ni modo, mejor los bajo tantito del pedestal y para mis futuros hijos, espero jamás tener que ofrecerle una estatua que derribar.